Nacer

por vanessasaintcyr

Somos animales, mamíferos, pero hacemos todo lo posible por ignorar esa esencia, a denegarla precisamente por primaria y básica. Nos la han enseñado y la hemos aprendido enriqueciendo a otros. Ahora hay que dar marcha atrás.

Nació Matteo, un ser al que amo y aún no conozco. Cuando por fin terminó de salir del cuerpo de su madre, se lo colocaron en el plexo solar, en medio de los senos, para que sintiera el calor de la piel y oliera y buscara la leche para mamar, y lo hizo a los pocos minutos de ver la luz del mundo.

La partera estuvo en todo el proceso, ayudando, colaborando con el médico. Son horas largas las de parir así que debe haber confianza.

La primera noche durmieron juntos, en la habitación había otras dos madres y sus recién nacidos, mujeres que ya había tenido otros partos y de las que mi hermana aprendió en silencio como descansar con su hijo al lado. Al día siguiente se lo dieron al padre para que lo vistiera, lo tocara, lo sintiera. Y así durante cuatro días hasta que se van a casa. Eso es en Francia.

De la misma forma como en el libro de Freakonomics, de Levitt y Stephen J. Dubner, hicieron análisis y estadísticas de criminalidad y violencia en los hijos de mujeres que quisieron abortarlos y no lo hicieron, —entre otros inquietantes estudios—así me gustaría tener una aproximación más certera aunque cruda de las consecuencias de haber pasado del vientre materno a una aséptica cuna de hospital, olores agresivos y leche de fórmula sin nada familiar excepto el sueño. Despojados de la animalidad que nos dio la vida.

Yo quería que mi hijo naciera por parto natural, pero no me ayudaron. Consulté a un par de parteras, pero como no las dejan colaborar en los hospitales, tenía que ser el parto en casa y eso me parecía arriesgado. Mi médico sabía de cómo deseaba mi parto y me dijo que haría todo lo posible porque así fuera, pero no lo hizo. En la semana 37, en el ultrasonido, vi que el corazón de mi hijo tenía frecuencias inconstantes. Eso es natural, lo sé ahora, pero él no me lo corroboró. Me mandó a otra sala y me pusieron un cinturón elástico para monitorear la frecuencia cardíaca. “Si este bebé fuera mi hijo lo sacaría ahora”, me dijo. Me negué. Yo sentía que todo estaba bien.

Dijo que debía verme cada semana y hacer un ultrasonido hasta que me convenció de acelerar el parto con oxitocina sintética. Después de 11 horas tenía contracciones mínimas y no dilataba. Cuando empezaron más fuertes la frecuencia del bebé disminuyó otra vez y sin pensarlo un segundo anunció la orden de que me preparan para cesárea.

Andrés y yo habíamos considerado que nuestro hijo naciera en Cuba porque ahí la medicina es más “honesta”; sólo si necesitas una cesárea la hacen, pero desistimos. No podíamos saber a qué nos íbamos a enfrentar al querer regresar aunque yo no fuera cubana y él estuviera naturalizado mexicano.

La cesárea es dolorosa y tú no participas del proceso. Te amarran las manos, te ciegan la vista a una manta azul. Oyes movimientos metálicos de instrumentos. Estás anestesiada, pero lo sientes todo. Cuando sacan al bebé, te lo acercan segundos, apenas puedes hablarle, besarlo, sentirlo. El pediatra se lo lleva al cunero y no lo ves hasta el día siguiente, pero te llaman antes a tu habitación para preguntarte si quieres que tomen video al primer baño de tu hijo, con costo a tarifa de hospital privado, por supuesto.

La rapacidad de la industria médica y hospitalaria hace millones en detrimento de madres y recién nacidos. Por eso no permiten parteras, por eso el seguro paga la cesárea y no el parto, por eso hay paquete de tres noches de hospital con cesárea y anestesiólogo incluido. Así es generalmente en México.

La forma en la que la seguridad social de cada país está organizada es sintomática de su estructura y futuro.

Hay alternativas, desde luego, elegir y defender la decisión de cómo quieres dar a luz y encontrar y confiar en los que te ayuden en el proceso. Pero como país definitivamente tendríamos que volver a nacer.

Anuncios

6 comentarios to “Nacer”

  1. Estoy en total de acuerdo contigo. De hecho, me preocupaba tener un hijo aquí en México, porque había oído que la tasa de cesáreas en hospitales era como del 70%. Es más cómodo para los médicos y según entiendo, por lo menos antes, sólo las cesáreas las cubrían los seguros médicos. Creo que queda mucho resago de los malos hábitos en el ámbito de la medicina maternal.

  2. Qué razón tienes, cuántas hemos pasado por una situación similar sin ni siquiera analizarla, me paso lo mismo, mi hija nacio por cesárea cuando todo parecia normal, con el mismo protocolo que el tuyo, cuando te encuentras ante un doctor que te deja ver que tu bebé puede estar en peligro sientes un miedo terrible y desistes a un parto natural, el problema radica en la falta de ética y honestidad profesional, bien lo dices, necesitamos volver a nacer! Excelente artículo.

  3. No sé si tenga algo que añadir a esto. Finalmente sólo me queda corroborar lo aberrante que resulta a mi juicio que desde que nacen hoy los seres humanos empieza ese proceso de desnaturalización, de alienación de lo esencialmente humano. Muy buen post, pero no se vale que lo diga yo, estoy demasiado cerca. AJ

  4. quiero añadir una perspectiva un poco diferente. El logico del protocolo de los partos en la mayoria de los hospitales viene de las estadisticas horribles del pasado. Cuantas mujeres se fallecieron durante el parto, cuantos bebes se hicieron daño durante el parto etc. Solo se puede pasar como 2 minutos sin oxigeno durante el parto para tener un resultado horrible. Haciendo un analisis de los riesgos que nos enfrentan diario es, en esa epoca, algo que somos privilegiados que hacer. Afortunadamente, la mayoria de nuestros decisiones, ahora, no son un cuestion de sobrevivir o fallecer. En el nivel del individuo, podemos discutir matiz (nuance?). Pero, desafortunadamente, el sistema (de la medicina, del cualquir gobierno, lo que sea), no puede promulgar las reglas para satisfechar el individuo. No tiene la flejibilidad. Entonces, si se busca una alternativa, hay que encontrarlo si mismo y ademas, pagarlo si mismo. Lo que me encanta con el nuevo mundo electronico es que inmediatemente, yo puedo encontrar cualquier dato o estadistica o estudio para ayudarme en formular mis decisiones. Y pronto, todo el mundo podrá hacerlo tambien. Y pronto, en masse, las cosas cambiarán!

    (disculpe con todos los errores que hago en español!)

  5. Mi querida hilo
    Por suerte las cosas por acá han cambiado, como sabes mi BB nacerá en febrero , y el doctor que me atiende es una maravilla! El está a favor de la naturaleza , y está convencido de que el parto es la madre quién lo debe guiar, estará asistendonos una duya y cada madre es libre de decidir si quiere estar de pie, en cuclillas, bailar, hacer yoga ó lo que sienta que necesita hacer durante la espera a que el Bb decida salir. Al principio Diego y yo queríamos tenerlo en casa, pero el seguro no lo cubre, así que lo tendremos en tina en el hospital Sta. Teresa ahora Hospital de la mujer Medica Sur.

    Love youuuuu so muchhhhhhhh
    Qué alegría la llegada de Matteo!

  6. Guau! Impresionantes historias, para bien y para mal.

    En general, como en el ámbito de los partos, puede verse que en México muchos aspectos de la vida, desde los más sublimes hasta los más comunes, han sido objeto del comercio más y menos vil. Que te saquen tu hijo recién nacido y al instante te vendan el video del baño suena bastante siniestro y desalentador.

    Pero también hay mucha gente hablando del parto humanizado, la conciencia y la voluntad propia ante el sistema médico y demás, así que hay que sumar y multiplicar voces! 😀

    Nosotros, desde nuestro lugar, promovemos Panzas, Peace & Love y conciencia para las mamás y papás en embarazo (bajarle al stress, al humo, al chisme, a la televisión; disfrutar de la vida y bajarle al consumo). Pueden conocer nuestro proyecto en http://www.labarrigafeliz.wordpress.com y en http://www.facebook/labarrigafeliz.mx 😀

    Adelante con el sitio!

    LBF°
    Panzas. Peace. & Love!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: